Nuevos personajes: El Anciano

Tras la espiral se hallaba un luminoso pasillo. Y en el pasillo un anciano.
La luz procedía de siete lujosas lámparas, formadas por siete grifos cada una, que en lugar de arrojar agua, arrojaban luz.
El anciano tenía una barba larga y blanca y llevaba en la mano un bastón tan alto como él, que terminaba también en forma de grifo.
—Os esperábamos, mi señor —dijo el anciano—. Bienvenido al reino subterráneo de Grifèria.

El anciano

(Pincha en la imagen para ampliarla)

Be Sociable, Share!

Trackback URL

, ,

Disculpa, los comentarios están cerrados.